NEWS

EL DRAMA DE UN PRODUCTOR OBLIGADO A TIRAR 280 TONELADAS DE LIMONES POR FALTA DE COMPRADORES

Spread the love

Los mercados para exportar se redujeron drásticamente debido a las complicaciones que causó la guerra en Ucrania e hizo que la industria del limón esté atravesando un momento complejo. Esto produjo consecuencias como ser la generación de un importante excedente que debe ubicarse en el mercado nacional, pero que se encuentra con una doble dificultad: por un lado la de conseguir compradores y por otro la de los vaivenes en los precios a causa del dólar.

Edgardo Marcelo Tanco, productor de la zona de Pichanal en Salta, tuvo que dejar pudrir 280 toneladas de limones, la producción de 14 hectáreas de limones, porque no consiguió compradores. Es la primera vez que debe tirar la fruta al suelo.

La reacción del campo al primer discurso de Massa

“La tuvimos que tirar porque hay que descargar las plantas. Somos una Pyme, una micro familiar, y no tenemos empaque para llevar nosotros la comercialización”, señaló el productor de 75 años en una entrevista gráfica.

Asimismo, agregó que “la gente a la que siempre le vendía este año no pudo llevarlo porque no les da el precio. El dólar quieto no ayuda, porque bajan mucho los precios y esto hace que bajen en el mercado interno, que también está saturado”.

Ante la opción que le recomendaron vecinos y conocidos de regalar los limones explicó que de todas maneras iba a tener un costo imposible de afrontar, por lo que indicó que “no hubo más remedio. Para regalarla tengo que bajarla, juntarla y entregarla, pagarle a un equipo y no tengo para hacerlo. También pensé que si dejo entrar a alguien ajeno al campo si tiene un accidente me van a culpar a mí”.

En ese sentido, añadió que “no voy a hacer nada con llevar una bolsita de limones para regalar. Nosotros vendemos en árbol. Mi comprador viene con sus camiones a bajar los limones y se los lleva”.

Sobreproducción y saturación

Tanco manifestó que “en este momento en la Argentina hay sobreproducción de limones, porque no se exportó y se saturó el mercado. Le está pasando a mucha gente, pero hay quienes no hablan porque les da miedo”.

Finalmente hizo referencia a la falta de personal dispuesto a trabajar, asegurando que “la gente que quiere trabajar en el campo es muy poca. No hay personal para la mano de obra y los que podés contratar no quieren que los pongas en blanco por el plan social. Hoy estábamos haciendo las cuentas para pagar los sueldos, Uatre, contador y entre todo tenemos que poner casi 1 millón de pesos. Empezamos a sumar y nos asustamos. Hay que ajustarse permanentemente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.