NEWS

TRÁGICO TERREMOTO EN SIRIA Y TURQUÍA: MILES DE MUERTOS Y HERIDOS

Spread the love

Una trágica serie de terremotos sacudieron varias zonas al sureste de Turquía y la zona vecina de Siria. En ambas naciones se ha decretado una emergencia humanitaria, mientras la cifra de muertos, heridos de gravedad y personas desaparecidas sigue en aumento.

El fenómeno, de 7,8 grados de intensidad, golpeó de manera muy particular con epicentro en el sureste de Turquía y en zonas cercanas de países vecinos. Hasta el momento perdieron la vida al menos 1.400 personas y ha dejado 2.232 heridos entre los dos países.

El sismo, que se produjo en la oscuridad de una mañana de invierno, se sintió también en Chipre y Líbano.

El balance provisional, ofrecido inicialmente por el vicepresidente turco Fuat Oktay, muestra que hay al menos 1.710 edificios derrumbados en diez provincias del sureste de Anatolia, con las de Gaziantep y Kahramanmaras como las más gravemente afectadas. En Gaziantep, centro económico industrial del sur de Anatolia, hubo al menos 80 muertos, y en la vecina Kahramanmaras, donde se derrumbaron 300 edificios, se registran de momento 70, precisó Oktay en rueda de prensa.

También hubo 47 muertos en Malatya, 20 en Osmaniye, 18 en Sanliurfa, 14 en Diyarbakir, 13 en Adiyaman, 10 en Adana, ocho en Kilis y cuatro en Hatay, acorde a los datos del vicepresidente. En la ciudad de Alejandreta, en la provincia de Hatay, se ha derrumbado parte de un hospital, agregó. Los aeropuertos de Gaziantep, Kahramanmaras y Hatay se han cerrado de momento, con los dos primeros ya afectados por las nevadas provocadas por una ola de frío que en los últimos días se extiende por el sur de Anatolia.

Las fuertes nevadas en Malatya, una ciudad situada a una altitud de mil metros, dificultan las tareas de rescate y agravan las condiciones de personas atrapadas y de quienes se han puesto a salvo en el exterior. En la ciudad de Adana, en la costa mediterránea, se ha derrumbado por completo un edificio de 14 pisos, y sucesos similares se registran en Diyarbakir, ciudad situada 250 kilómetros al este del epicentro del temblor.

La situación en Siria:

El terremoto con epicentro en Turquía golpeó también muy fuerte a Siria, fronterizo con ese país, y también zonas más alejadas en manos del Gobierno de Damasco, dejando cerca de 400 muertos en el país devastado por la guerra. La provincia noroccidental de Idlib es considerada el último bastión opositor en Siria y está dominada principalmente por el Organismo de Liberación del Levante, una alianza islamista en la que se incluye la exfilial siria de Al Qaeda, antiguamente denonimada Frente al Nusra.

En Idlib y partes del norte de la vecina Alepo que también se escapan al control del Gobierno del presidente sirio, Bachar al Asad, residen 4,6 millones de personas, casi 3 millones de ellas desplazadas por el conflicto armado iniciado en 2011 en país árabe. Se estima que estas zonas del noroeste del país sean las más afectadas por el sismo debido a su cercanía al epicentro, si bien buena parte de su población vive en campamentos conformados por tiendas de campaña, lo que podría haber salvado a parte de ella de ser aplastada en derrumbes.

En Idlib y las zonas de Alepo controladas por grupos rebeldes, opositores o directamente por las fuerzas turcas y sus milicias alidas, se han confirmado hasta el momento 147 muertos y 340 heridos, según el último balance ofrecido por los Cascos Blancos, un grupo de rescatistas operativo en la zona. Aunque Rusia, aliada de Al Asad, y Turquía, valedora de la oposición siria, acordaron un alto en fuego en Idlib en marzo de 2020, la región sigue siendo objetivo de bombardeos rusos y ataques de artillería de las tropas gubernamentales con relativa frecuencia.

Debido al estado de cosas, los Cascos Blancos han instado a la comunidad internacional a garantizar que ambos actores eviten atacar las zonas de Idlib y Alepo afectadas por el temblor, que además registran estos días bajas temperaturas y condiciones meteorológicas adversas, agravando la situación. Además, las áreas de Alepo en manos de Damasco y las provincias de Latakia, Tartus y Hama, más alejadas del epicentro y controladas por el Gobierno sirio en casi su totalidad, han registrado al menos 237 fallecidos y más de 600 heridos, de acuerdo con el Ministerio de Salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *