NEWS

A TRAVÉS DEL ACUEDUCTO DE EL IMPENETRABLE, EL AGUA POTABLE YA LLEGA A FUERTE ESPERANZA

Spread the love

En el desarrollo de obras para garantizar servicios básicos en el norte de la provincia, el acueducto de El Impenetrable sumó un nuevo hito con la provisión de agua potable a Fuerte Esperanza, una de las cinco localidades abastecidas desde el río Bermejo en esa región inhóspita del Chaco.

Así lo reveló el ingeniero Ricardo Requena, gerente de Planificación de Sameep, a Agencia FOCO, destacando que el agua potable del acueducto Wichí, El Sauzal, El Pintado, Misión Nueva Pompeya y Fuerte Esperanza ya llegó a la planta urbana de esta última localidad y sólo restan terminar algunas obras complementarias de las redes de distribución domiciliaria, para que la empresa provincial inicie la provisión a través de ese sistema a las y los vecinos.

En ese punto, aclaró que pese a detalles finales que restan en esas obras, el agua potable ya está disponible y es distribuida en la localidad en camiones cisterna del municipio, para que vecinos y vecinas puedan acceder a este consumo seguro.

El tramo Nueva Pompeya-Fuerte Esperanza, de 49 kilómetros, transporta agua que se potabiliza en la planta ubicada en la primera localidad. Esta obra, además de los tramos del acueducto, incluye la ejecución de redes de agua potable en El Sauzal, Wichí y Fuerte Esperanza, igual que 250 cisternas de 16 metros cúbicos y 1000 techos de 40 metros cuadrados para recolectar agua para esas cisternas.

“El acueducto está terminado hasta Fuerte Esperanza, igual que las redes de Sauzal y Wichí”, indicó Requena; quien explicó que para finalizar las redes de Fuerte Esperanza restan incorporar insumos y materiales importados que todavía restan llegar a la provincia.  

Este acueducto es financiado con fondos del Banco Mundial y abastece a las localidades de El Impenetrable chaqueño. El diseño del sistema iniciado en 2015, permitirá producir y transportar hasta 600 m3/h de agua potable en la primera etapa y 1100 m3/h en una segunda etapa con un horizonte de 30 años de vida útil. La obra comprende la captación del río Bermejo, conducciones de agua cruda y tratada, instalaciones de tratamiento y almacenamiento para las poblaciones indicadas.

Se incluyen al sistema una planta del tipo convencional para las localidades de Wichí y El Sauzal, la construcción de reservas para cada localidad, y otra planta convencional en Misión Nueva Pompeya con capacidad de producción para dicha localidad y para Fuerte Esperanza.

La segunda etapa involucró la construcción de una reserva de agua potable en Nueva Pompeya, hasta Fuerte Esperanza, a través de un acueducto de 450 mm de diámetro, cubriendo una distancia de 49 km.  Además de la ejecución de redes y ramificaciones correspondientes a sus zonas de abastecimiento, como lo son parajes aledaños a Nueva Pompeya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *