NEWS

ES FUTBOLISTA, LA POLICÍA LO CONFUNDIÓ, FUE DETENIDO Y NO LLEGÓ AL PARTIDO

Spread the love

Jonathan Irala es futbolista de Midland, a quien confundieron con un trapito, lo llevaron a la comisaría y fue maltratado.

Increíble pero totalmente real: Jonathan Irala, jugador de 22 años de Midland, equipo que actualmente milita en la Primera C, vivió un hecho totalmente insólito que tomó mucha repercusión en las redes sociales.

Este domingo, el defensor, esperaba para ir a la instalaciones del club para el encuentro con Argentino de Merlo, vivió un episodio de película: la policía lo detuvo por error tras confundirlo con otra persona y por esta razón no llegó a disputar el clásico.

«Estaba esperando a mi compañero en la Plaza Alsina de Avellaneda como siempre lo hago antes de ir para el club. En ese momento se me acercó un patrullero y me dice: “Vos estabas haciendo de trapito”. Lo cual me sorprendió y le respondo: “Yo no estaba haciendo nada, sólo espero un compañero para ir a jugar, mire como estoy vestido del club”. A lo que el oficial me replica: ”Vos estabas haciendo de trapito, te vimos para las cámaras”, expresó en una charla con Olé.

«Me trataron de mentiroso y ahí me dijeron que los acompañe. No entendía el por qué, quise llamar a un compañero. Me restringieron el celular, me lo sacaron y no me permitieron llamar a nadie. Pensaban que los podía llegar a grabar. Pusieron todas mis pertenencias en el baúl, luego forcejearon y me pegaron para meterme en el patrullero», agregó.

Luego, el futbolista reveló algunos detalles de cómo fue su estadía en la comisaría: «Pedía por favor realizar una llamada para avisar al club, a mi familia para que sepan dónde estoy, pero no me dejaron. Gracias a Dios no me pasó nada más. Había muchos pibes ahí que estaban drogados o por otras causas que me miraban y yo no sabía qué hacer. Me quedé en un rincón esperando», contó.

Por último, reveló que allí lo maltrataron física y verbalmente: «La pasé muy mal mal, fue un momento muy feo. Lloraba porque no me dejaban hablar con nadie, no me dejaban nada. Fue un día horrible», cerró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.